5

Construye unos abdominales de acero

La combinación de buenos hábitos alimenticios y rutinas de ejercicios son la clave para definir tus abdominales.

Pensarás que para tener abdominales envidiables debes pasar el día entero haciendo ejercicios. Pero esto no lo es todo. Lo esencial para lograrlo es cuidar lo que comes. Así de sencillo. Con una buena alimentación estarás contribuyendo a que tu abdomen sea más plano, lo que te hará más fácil el proceso para marcar los tan deseados “chocolaticos”.

Elige alimentos de calidad

Existen alimentos que, por sus propiedades, son idóneos para ayudarte a cumplir esta meta:

Frutas y vegetales

La manzana, la mora, la lechosa, la piña, el brócoli, los espárragos y las espinacas tienen un efecto antinflamatorio en el organismo. También se recomienda consumir zanahoria por su capacidad de ayudar a metabolizar más rápido las grasas.

Pescado azul

Especialistas recomiendan su consumo por su alto contenido de Omega-3, el cual ayuda a quemar grasas localizadas.

Té verde

Es un excelente antiinflamatorio, ideal para mantener el peso y adelgazar.

Agua

No es un alimento, pero es vital para mantenerte hidratado. Además, limpia las toxinas del cuerpo y ayuda a eliminar la hinchazón.

Haz rutinas localizadas

Enfócate en la zona que quieres definir. En este caso, si tu meta es tener abdominales de acero, haz estas rutinas localizadas.

Abdominales con barras

Si quieres trabajar todos los músculos abdominales, utiliza barras. En una banca inclinada, acuéstate sobre tu espalda con los pies anclados a la barra para pies. Extiende tus brazos rectos hasta que queden paralelos a tus muslos, agarrando una barra. Enfocado en tu torso, levántate, manteniendo tus brazos rectos y alzando la barra sobre ti. Haz 10 repeticiones.

Planchas

Acuéstate boca abajo, apóyate en tus antebrazos y en los dedos de los pies, las cuales serán las únicas dos partes del cuerpo que toquen la superficie. Una vez con el cuerpo en línea recta, contrae tus abdominales y los glúteos. Aguanta por 15 segundos y luego descansa apoyando tus rodillas en el suelo por cinco segundos. Haz 10 repeticiones de este movimiento.

Elevaciones de piernas

Acuéstate boca arriba, con los brazos extendidos a los lados y las palmas de las manos en el suelo. Eleva las piernas del suelo unos centímetros, manteniéndolas extendidas. Sube las piernas hasta formar un ángulo recto con el cuerpo y vuelve a la posición inicial. Haz 15 repeticiones.